Hemos entrevistado a la directora Nuria Rubió, ahora que ya tiene el corto Mujeres al atardecer en movimiento. Transcribimos aquí la entrevista para que conozcáis mejor el proyecto. Encontraréis también un enlace a un artículo de las compañeras Secuenciadas donde conocer más cosas sobre el propio corto y sus vicisitudes.

De pie, Nuria Rubió, en un momento de la lectura del guión. Sentada está Teresa Fuertes (Julia).

Entrevista

Balausta. Mujeres al atardecer es un corto sobre mujeres, ¿Qué relación hay entre el atardecer y las mujeres?

Nuria. El atardecer significa un momento de mucha paz, de renacer, de reflexión, de cambio…A igual que los atardeceres, las mujeres que salen en el cortometraje están en un momento de cambio, sin embargo cada una de las mujeres va a vivirlo de diferente manera. En el caso de la protagonista está en esa edad, camino de los 40, en la que empieza a preguntarse qué ha hecho con su vida, quién es y hacia dónde va y hacia dónde quiere ir realmente. Al principio no repara en los atardeceres hasta que se encuentra con Diana, la mujer que viaja en su furgoneta amarilla. Ella le cuenta que le gusta observar los atardeceres y así la protagonista encontrará esa paz y esa energía que necesita para renacer. Para el psiquiatra Carl Jung: “La pregunta correcta ante la crisis o cambio de la mediana edad, no sería la de ¿qué ha pasado?  sino la de ¿qué quiero que pase?” es decir, Jung aboga porque ese período de la vida es cuando cada uno de nosotros intenta integrar sus sueños acallados, su potencial acallado y sin realizar, sus verdaderos deseos para su vida, a ese yo que ha ido forjando desde los primeros años. “Es la hora de sentirse uno mismo, de reconocerse, desarrollarse y madurar como ser humano completado”

Nuria Rubió, directora de Mujeres al atardecer

B. ¿Cuántos personajes femeninos hay? ¿Qué aporta cada uno al corto?

N. En el corto hay 5 personajes femeninos. La protagonista, Andrea, aporta la crisis que al final del corto será un nuevo comienzo. No tiene por qué ser la palabra crisis símbolo de caos o malestar, sino de cambio, oportunidad y conocimiento. Diana, la mujer de la furgoneta, aporta la libertad, al autoconocimiento, el equilibrio, la felicidad. Es una mujer que está realizando un viaje a sus orígenes porque su madre le contaba que allí están los atardeceres más bonitos. Está cumpliendo su deseo. La dos mujeres del barrio, Julia y Rosa, aportan al corto junto a Marta, la hermana de Andrea, por un lado el barrio y, por el otro: la familia, “lo que hay que hacer”.

Teresa Fuertes (Julia) y Gloria Aporta (Rosa) en un descanso del rodaje

Marissa Nolla (Marta) Y Eva Parra (Diana) en una lectura del guión

B. ¿Qué te impulsa a escribir sobre mujeres?

N. Tenía muchas ganas de escribir esta historia, porque por un lado tiene una gran carga autobiográfica. Para mí ha sido terapéutico. También estoy rodeada de mujeres: tengo tres hermanas y me crié con mi madre y su pareja, también mujer. Siempre he estado rodeada más de mujeres que de hombres. Además también vivimos ahora un momento más femenino en todo. Es bueno que todo se feminice. Tal vez también es porque yo soy mujer y se suele escribir de lo que se conoce.

B. ¿Qué quieres transmitir como directora con esta historia sobre mujeres?

N. Con esta historia quiero transmitir que siempre hay esperanza y hay que seguir cada uno su camino. Tomar tus propias decisiones y creer en lo que uno quiera conseguir, confiando en uno mismo.

Share This